Relaciones Públicas Y Cultura

INTRODUCCIÓN ¿Por qué hablar de Relaciones Públicas y Cultura?. Ésa es una pregunta que desde hace tiempo rondaba mi cabeza. En mi anterior incursión en el mundo de la Galaxia Gutenberg, ya planteé en algunos de sus capítulos las bases que consideré cimentadoras del conocimiento de las Relaciones Públicas en su desa-rrolloex ovo, es decir, de qué fuentes bebe y a qué fuentes encamina para su re-manso sus aguas. El contextualizarlas esperaba mejor momento, y éste ha llegado en este libro. El fenó

Tiempo de preparación: 7 días

$U 1.012

- +
¿Cómo lo puedo pagar?

Medios de pago

*

*Solo materiales didácticos se pueden abonar con Mercado Pago

Formas y costos de envío

Envíos

Todos los envíos son realizados con UES.

Entregas en Montevideo en 24 hs, y en el interior en 72 hs

El costo del mismo lo podrás ver en el proceso de compra, ya que varía según el tipo de servicio de entrega y el peso de los libros o artículos que tengas en tu carrito.

Especificaciones de productos
Autor: David Caldevilla Domínguez
Nº Páginas: 308
Editorial: Vision Libros
INTRODUCCIÓN ¿Por qué hablar de Relaciones Públicas y Cultura?. Ésa es una pregunta que desde hace tiempo rondaba mi cabeza. En mi anterior incursión en el mundo de la Galaxia Gutenberg, ya planteé en algunos de sus capítulos las bases que consideré cimentadoras del conocimiento de las Relaciones Públicas en su desa-rrolloex ovo, es decir, de qué fuentes bebe y a qué fuentes encamina para su re-manso sus aguas. El contextualizarlas esperaba mejor momento, y éste ha llegado en este libro. El fenómeno publirrelacionístico nace, como sabemos, de la necesidad empresarial de comunicar y en especial en los momentos de crisis, como puntal de su estrategia de conexión con el público. Y es lógico suponer que cuando queremos comunicar nuestra primera ne-cesidad es definir nuestro público y para ello precisamos conocer sus mecanis-mos de percepción, su cultura, sus limitaciones... Mucho se ha debatido sobre el paradigma de H. Laswell como cumal ci-mero de la analítica de la comunicación humana (incluida la tecnologizada), pe-ro muchas veces, en nuestro campo de saber humanístico conformado por las (o mejor dicho, llamado) Relaciones Públicas, este esquema es utilizado, en una segunda lectura más profunda, en su elemento con qué finalidad, es decir, para convencer a quién de qué.