Yi Sang Y Otros Narradores Coreanos

Tiempo de preparación: 7 días

$U 617

- +
¿Cómo lo puedo pagar?

Medios de pago

*

*Solo materiales didácticos se pueden abonar con Mercado Pago

Formas y costos de envío

Envíos

Todos los envíos son realizados con UES.

Entregas en Montevideo en 24 hs, y en el interior en 72 hs

El costo del mismo lo podrás ver en el proceso de compra, ya que varía según el tipo de servicio de entrega y el peso de los libros o artículos que tengas en tu carrito.

Especificaciones de productos
Autor: Lee Hye-Kyung
Nº Páginas: 168
Editorial: Editorial Verbum
La narrativa moderna coreana se inicia en 1917 con la publicación de Lágrimas de sangre, una novela de Yi Kwangju (1892-1950?), apartada de la narrativa tradicional, presenta un lenguaje vivo y conciso, y una trama realista que huye de las antiguas fórmulas, donde primaba una excesiva fabulación. Con esta obra, se abre un período en que el escritor coreano, atento a la realidad que lo circunda, se enfrenta a la denuncia social y al recate de una identidad nacional en peligro de desparecer.Corea había sido invadida por Japón en 1910 y la nación sufrió un vasallaje que tenía entre sus objetivos borrar la autenticidad de la nación coreana. La mayor parte de los cuentos aquí recogidos, publicados entre la década del veinte y del treinta, funcionan como mecanismo de defensa de la amenazada identidad nacional. A pesar de la fuerte represión, los autores imprimen a sus obras una resistencia que encuentra su expresión en el empleo de diversos recursos. Uno es la denuncia de los sufrimientos de la sociedad; otro consistió en el rescate de las formas culturales autóctonas (La chamana Mo-hwa), los personajes populares (Cuando florece el alforfón), el amor a la nación (La montaña roja), las costumbres y los hábitos domésticos (El huésped y mi madre, La mujer del escritor), incluso el humor (La gobernanta B y las cartas de amor); y un tercero, quizá el que alcanzó una más alta intensidad literaria y es más conocido entre nosotros, que abrió una tendencia más introspectiva, donde la desesperación y la angustia rayan con el absurdo y los recursos vanguardistas. Este es el caso de Yi Sang (1910-1937), quien mediantesu intimismo torturante, sus sentimientos de absurdidad y extrañamiento, sus inquietantes juegos de paradojas levantaba una solapada reacción al colonialismo japonés (Alas y Hastío).Completan el volumen dos cuentos (Crónica de infancia, 1967; Asako, 1973), que la recopiladora y traductora, Lee Hye-kyung, ha querido entregarnos como muestras de la sensibilidad del pueblo coreano. El primero de ellos, sobre el rescate de la memoria de ese paraíso que es la infancia, y el segundo sobre los sorprendentes resortes del amor y el contraste entre la memoria y la realidad.La selección, sin duda, acercará al lector hispano a una rica tradición literaria que no nos puede ser desconocida; a una cultura singular y lejana en sus manifestaciones, pero cuyos componentes esenciales forman parte del acervo común de la humanidad.